Cómo Google está convirtiendo Google Play en la App Store

No sé tú, pero para mí Google Play siempre se ha asociado a una especie de ciudad libre, donde casi no hay restricciones, pero también muchos peligros. Sin embargo, si se tiene el suficiente cuidado y no se manipula, se puede vivir en paz, y se puede disfrutar de sus ventajas que no tiene la App Store, que es más bien un estado policial. Es aún más sorprendente ver que Google Play, por alguna razón, insiste en convertirse en la App Store. Tal y como está ahora.

Google se ha dado cuenta de que en este punto de su desarrollo Nivel de seguridad de Google Play no está en consonancia con las tendencias mundiales. Por ello, la empresa ha decidido, sin ser astuta, ponerla al nivel de la App Store. No se decidió hacer esto mediante alguna elusión específica de Android, sino mediante los mismos métodos que Apple ha utilizado recientemente.

Similitudes entre la App Store y Google Play

En la página aplicaciones en Google Play Habrá una sección especial de seguridad en la que los desarrolladores podrán explicar qué datos recoge su software y con qué fines. Esta sección está diseñada para hacer dos cosas a la vez:

  • En primer lugar, el usuario podrá ver de un vistazo cuántos datos está recogiendo la aplicación, y decidir si la descarga se basa en esa información.
  • En segundo lugar, los desarrolladores empezarán a eliminar gradualmente la recogida de datos porque se darán cuenta de que los usuarios pueden negarse a descargar su aplicación si ésta recoge demasiada información.

¿Te suena? Bueno, por supuesto, es exactamente lo mismo que en etiquetas de privacidadque Apple introdujo en la App Store este año. Pero Google no sería ella misma si no intentara hacerlo mejor que Apple. Para ello, el gigante de las búsquedas ha tomado y añadido a esta sección de seguridad no sólo información sobre los datos recogidos por las apps, sino también sobre las formas en que sus desarrolladores protegen esos datos.

Es decir, los desarrolladores podrán detallar tanto los protocolos de encriptación que utilizan, el almacenamiento seguro de los datos de los usuarios, como los servidores dispersos por el mundo donde se almacenan los datos de los usuarios de forma aleatoria y anónima. En definitiva, todo lo que los desarrolladores de WhatsApp pidieron con tanto ahínco a Apple para la App Store, y que Apple nunca implementó.

Cómo Google Play es mejor que la App Store

Google no tiene prisa por anunciar las sanciones que se aplicarán a los desarrolladores culpables de falsificación, pero lo más probable es que las medidas sean las más duras. En contra de la creencia popular, Google prefiere no ser demasiado duro con los desarrolladores que violan de alguna manera la política de publicación de Google Play. Pero sólo si descubre estas mismas infracciones.

¿Cambiará algo a mejor desde la introducción de Atajos de privacidad en Google Play? Para ser sinceros, es difícil responder a esta pregunta de forma definitiva. Estoy juzgando desde la App Store, que también uso regularmente. Por un lado, los desarrolladores se entusiasmaron cuando Apple introdujo los accesos directos. Google, por ejemplo, pasó seis meses tratando de minimizar la cantidad de datos que recoge para no ser etiquetado como espía.

Pero, por otro lado, la mayoría de los usuarios no son conscientes de estos atajos de privacidad en absoluto. No sólo trivializan la página de la App Store a la sección de seguridad, sino que no les importa realmente los datos que los desarrolladores recogen sobre ellos. ¿Y qué pasa si alguien vigila algo? Pues que lo hagan. Así es como piensa la mayoría de la gente.

Incluso a mí, que me considero un usuario avanzado, no me importa mucho. Conozco bien los atajos, sé para qué sirven y sé que es por mi propia seguridad. Pero mientras no me afecte de ningún modo la recogida de mis datos, que además son anónimos, no me interesa realmente por qué se necesitan. Al fin y al cabo, no abandonaría YouTube aunque supiera que sus creadores me están siguiendo. La costumbre, maldita sea.