¿Por qué mi teléfono no se carga por USB desde mi ordenador? ¿Qué debo hacer?

En realidad, este tipo de problema es muy raro. Tan pronto como conectes tu teléfono móvil/teléfono al puerto USB de tu ordenador o portátil, empezará a cargarse automáticamente. Esta es la norma, por así decirlo. Incluso si conectas tu dispositivo a un puerto USB del televisor, tu teléfono móvil empezará a cargarse también. Sí, no tan rápido como la red eléctrica, pero se cargará. Y sin embargo, algunos usuarios se quejan de que cuando el dispositivo está enchufado, ni siquiera empieza a cargar. ¿Cuál es el problema?

Si estuviéramos hablando de tabletas, la respuesta a la pregunta planteada sería mucho más fácil: se debe a que algunos modelos de tabletas no implican inicialmente la carga desde el USB. La razón es sencilla: consumen más energía de la que obtienen del puerto USB de un ordenador o portátil. Esto se aplica a las tabletas grandes, con los teléfonos móviles mucho más pequeños no hay tales restricciones, y por lo tanto tenemos que buscar la razón.

Reiniciar el dispositivo

Esto es lo primero que hay que hacer cuando se produce este tipo de problema. Si hay un fallo de software en su teléfono móvil, reiniciar el teléfono móvil es lo primero que debe hacer en la mayoría de los casos.

Reinicia el gadget, vuelve a conectarlo al puerto USB y comprueba si se ha iniciado la carga.

Examinando el cable.

Parece que lo que puede pasar con un cable USB? Bueno, parece nuevo… Sí, la mayoría de los cables USB parecen nuevos, o al menos están en muy buen estado, pero eso no significa que funcionen correctamente. Basta con apretarlo una vez, por ejemplo con la pata de una silla, para que deje de funcionar.

Por cierto, es fácil de comprobar. Conecta el cable USB con tu teléfono a un cargador de pared y comprueba si el dispositivo se carga. Si lo es, definitivamente no es el cable.

Por cierto, aunque el cable funcione, pero tengas otro, prueba a usarlo.

Limpieza de los pines del conector microUSB

Presta atención también al puerto microUSB del propio teléfono móvil. Tal vez el polvo se ha acumulado allí y hay que limpiar los contactos, que son el problema.

Según parece, es mejor limpiar los contactos con una goma de borrar, pero es trivial llegar a un agujero tan pequeño, así que puedes usar un palillo o una cerilla con algodón. Y ten mucho cuidado – un movimiento torpe y el puerto microUSB estará fuera de servicio. En este caso no será posible cargar el teléfono en absoluto.

Uso de otros puertos USB

Asegúrese de utilizar un puerto USB diferente si hay uno. Es posible que el puerto USB actual no reciba alimentación, que no tenga suficiente corriente o que haya fallado por completo.

Corriente de carga insuficiente

Si no hay suficiente corriente, tu teléfono móvil no se cargará desde el puerto USB. Tampoco lo hará ningún otro dispositivo.

¿Por qué hay escasez de corriente? Las causas pueden ser diferentes: falta de alimentación en el puerto USB situado en el panel frontal – un problema común, es necesario utilizar el puerto situado en la parte posterior de la unidad del sistema; circuitos de la placa base de baja potencia; ajustes de los componentes, etc.

El puerto microUSB no funciona

En este caso, hablamos del puerto microUSB de tu teléfono móvil. Si falla, el aparato no carga en absoluto y sólo hay una salida: sustituir la pieza.

¿Qué hacer si nada ayuda?

En primer lugar, intenta conectar tu teléfono móvil a otro ordenador o portátil al puerto USB. Si sigue sin cargarse, probablemente el problema esté en el propio aparato, pero la verdadera causa sólo la puede encontrar un especialista.